CII recibe a pequeños alumnos del colegio L’Alouette de Talca

Un grupo de siete alumnos, cuatro profesores y cinco apoderados visitaron el Centro de Investigación e Innovación (CII), donde aprendieron sobre la ciencia aplicada a la producción del vino.

Como parte de su misión de compartir sus conocimientos y experiencias con la comunidad, el Centro de Investigación e Innovación (CII) de Viña Concha y Toro recibió a alumnos del colegio L’Alouette, quienes, con cuatro hasta nueve años, aprendieron sobre las aplicaciones de la ciencia en la industria del vino.

La jornada comenzó con una presentación sobre la importancia de las plantas para el ecosistema, donde Felipe Gainza, Investigador en Biología Molecular, explicó sus funciones y estructuras básicas que permiten la vida en el planeta. Luego, el grupo se repartió en módulos enfocados en la química de los aromas y sabores de la uva, la salud de la vid a través del estudio de ADN y el proceso de producción del vino.

 

 

Gerard Casaubon, Director del CII, destacó la visión que los niños aportaron sobre el trabajo científico y el estudio de las plantas: “Reconocer en ellos esa capacidad de asombro, que a veces los adultos vamos perdiendo, tiene un valor para quienes trabajamos en el CII y fuimos parte de la visita: Nunca dejar de soñar ni perder la capacidad de asombro”.

Alejandra Salas, directora del proyecto académico L’Alouette de Talca, recalcó los valores compartidos entre el CII y el colegio: “Tenemos en común el rol preponderante que tiene la ciencia. L’Alouette propone generar un proceso constante de aprendizaje al que llamamos “Think, plan and do it”. Esto es un proceso que orienta desde temprano el desarrollo científico, a crear a partir del conocimiento empírico. Entendemos el conocimiento en ciencia, como aquel estado al cual ha llegado la humanidad mediante la investigación constante”.

 

       

 

La directora también agradeció la apertura del CII a estas iniciativas, que buscan compartir con la comunidad cercana el trabajo realizado en el centro. “Me parece una iniciativa realmente digna de promover, resaltar y agradecer”, comentó.

Por su parte, Gerard Casaubon recordó que un objetivo primordial del centro es su constante conexión con la comunidad: “No fue casualidad el estar geográficamente donde estamos y, por ello, asumimos nuestro rol protagónico. Este tipo de actividades nos permiten demostrar ese liderazgo con acciones concretas que benefician a nuestra comunidad”.

Al cierre de la actividad, los alumnos dibujaron su experiencia en el CII, plasmando su visión sobre las cosas que más les sorprendieron o gustaron.