Laboratorio de Biología Molecular cuenta con equipo único en Chile para la detección temprana de enfermedades

Hamilton STARLet es el nuevo equipo incorporado al Laboratorio de Biología Molecular liderado por Felipe Gaínza con el cual se logrará un avance significativo en las investigaciones enfocadas en la prevención de enfermedades en los viñedos.

El nuevo “robot” es único en Chile y permitirá aumentar la capacidad de análisis de muestras reduciendo el tiempo de ejecución y, lo más importante, disminuirá casi por completo el error humano asociado al proceso de preparación y análisis de muestras.

“Este equipo es un sistema automatizado de manejo de líquidos que cuenta con 8 pipetas automáticas. Su principal función es distribuir muestras y compuestos químicos -también llamados “reactivos”- en pocillos donde se hace físicamente la reacción que permite detectar patógenos, y puede analizar muestras que presentan distintos grados de complejidad, explica Gaínza.

Existen dos maneras de detectar patógenos utilizando la Hamilton STARLet. Una alternativa es a través de la técnica de PCR (Polymerase Chain Reaction), donde se utiliza el ácido nucleico (ADN o ARN) proveniente de las muestras vegetales. El “robot” toma este ácido nucleico y lo distribuye uniformemente en placas con pocillos especiales, las cuales en un proceso posterior se ingresan a un equipo denominado qPCR que es el que realiza la detección.

La capacidad del equipo Hamilton STARLet es variable, puede medir simultáneamente desde 576 hasta 1.152 muestras. Además, la flexibilidad en la programación de este equipo le permite realizar mezclas para reacciones de uno a cuatro patógenos por muestra.

La otra opción es mediante la técnica de ELISA (Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay), con capacidad para preparar 6 placas simultáneas de 96 pocillos. Esta técnica está basada en la detección de partes del virus, basándose generalmente en la cubierta que lo rodea, para lo cual se utiliza un anticuerpo específico (inmunodetección), a diferencia del PCR que utiliza ácidos nucleicos.

El beneficio a futuro es fundamental para resguardar la sanidad y longevidad de los viñedos. “El sistema de trazabilidad y producción de plantas libres de enfermedades requerirá de una capacidad de análisis mayor si se considera que al año el vivero de Viña Concha y Toro produce entre 2.000.000 a 3.000.000 de plantas”, detalla el investigador. Y agrega: “Este equipo nos permitirá tener una producción sostenida con materiales más longevos al ser más sanos y homogéneos genéticamente.

El modelo es único en Chile, solo la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), el Centro de Estudios Científicos (CECs) y el Servicio Médico Legal cuentan con un sistema similar, pero es menos complejo y de menor capacidad.