Grandes logros que nos acercan al viñedo del futuro

En 2019, gracias al desarrollo tecnológico del laboratorio de biología molecular, se dio un importante paso en el Programa Estratégico de Fortalecimiento Vegetal.

El Centro de Investigación e Innovación (CII) de Viña Concha y Toro, junto al trabajo y compromiso de la Gerencia Agrícola, han logrado importantes avances en materia de investigación aplicada, respondiendo a los desafíos de calidad, adaptabilidad y productividad de la industria vitivinícola.

En 2019, gracias al desarrollo tecnológico del laboratorio de biología molecular, se dio un importante paso en el Programa Estratégico de Fortalecimiento Vegetal, logrando la plantación de los primeros bloques madres en uno de los fundos de la compañía con calidad fitosanitaria superior, con miras al viñedo del futuro. Esto permitirá obtener vides certificadas y plantar nuevos viñedos con material más sano y fortalecido, el cual impulsará la longevidad, productividad y calidad de las uvas.

Carlos Valdivia, Subgerente Agrícola de Viña Concha y Toro, explicó: “La finalidad de estos bloques madres es que nos permitirán tener plantas de gran calidad y de gran sanidad – libres de hongos y virus-, lo que nos ayudará a obtener altas producciones con calidades definidas, un viñedo de mayor años productivos y económicamente más rentable”.

 

 

Felipe Gainza, Líder de I+D+i en Biología Molecular de Viña Concha y Toro, nos cuenta a continuación más detalles sobre estos importantes avances.

¿En qué consiste el Programa Estratégico de Fortalecimiento Vegetal?

El Programa Estratégico de Fortalecimiento del Material Vegetal tiene como propósito mejorar la calidad sanitaria y genética de las plantas de vid que produce el vivero de la compañía, con el fin de extender la longevidad de los viñedos y potenciar su capacidad de enfrentar el cambio climático.

¿Qué pasos han seguido para lograrlo?

Desde 2016 hemos usado herramientas analíticas moleculares (desarrolladas bajo el marco del proyecto CORFO Portafolio 16PIDE-66727) para seleccionar en el vivero a aquellas plantas que cumplen estándares sanitarios y genéticos superiores. Paralelamente, estos materiales limpios están siendo fortalecidos con microorganismos benéficos que darán a la planta mayores herramientas para enfrentar distintos estreses. Con estos nuevos materiales vegetales, limpios y fortalecidos, definidos como Plantas 2.0, se ha comenzado a montar nuevos bloques madres que permitan cumplir el objetivo de extender la longevidad y mejorar la calidad de los viñedos.

¿Qué son los bloques madres?

Son aquellos viñedos o cuarteles que son utilizados para la producción de yemas de cada variedad/clon (ramillas en el caso de portainjertos) y que son utilizados por el vivero para la producción de nuevas plantas.

¿Cuáles son sus beneficios?

Los bloques madre representan la colección genética con la cual cuenta un vivero, permitiendo la producción ordenada y trazable de las combinaciones portainjerto, variedad o clon que permiten llevar a cabo los nuevos proyectos y/o renovación de los actuales cuarteles.

¿En qué fundos de la compañía se encuentran plantados?

La plantación de los bloques madre 2.0 comenzó en 2019. Los nuevos bloques madres 2.0 están siendo plantados en el Fundo Pocoa del vivero, cercano al viñedo y Bodega Lourdes, contiguos al CII. En paralelo se ha comenzado a retirar los bloques madres anteriores y dejando de usar cuarteles de viñedos productivos como doble propósito – aquellos que sacan yemas y además producen uvas -, esto, con el objetivo de concentrar toda la producción de yemas desde los nuevos bloques madres.

Cuáles son los siguientes pasos, ¿se implementarán más de estos bloques madres?

La implementación de estos bloques madres en el Fundo Pocoa está diseñada para cubrir las necesidades productivas de la compañía en el mediano y largo plazo, considerándose la implementación de un banco de germoplasma (invernadero de seguridad) que permita mantener el material vegetal sano en el tiempo, abriendo la posibilidad de producir plantas certificadas bajo la norma nacional (SAG).

 

De izquierda a derecha: Gerard Casaubon, Director CII; Felipe Gainza, Líder de I+D+i en Biología Molecular; Rosa Roa, Analista en Biología Molecular; Álvaro González, Subgerente I+D CII; Pablo Rodríguez, Técnico Muestreo CII. (Ausente en la imagen: Paulina Arraño).